INICIOINICIO_1.htmlCOMPANIA.htmlshapeimage_1_link_0
AGENDAAGENDA.html
AGENDAAGENDA.html
CONTACTOCONTACTO.html
REDESREDES.html
ESPECTACULOSESPECTACULOS.html
COMPAÑIACOMPANIA.html
INICIOINICIO_1.htmlINICIO_1.htmlshapeimage_8_link_0
IMAGENESIMAGENES.html
 

EXPOSICIÓN

MARACAIBO TEATRO

25 AÑOS DE CREACIÓN Y RESISTENCIA

              

La historia de una compañía teatral también se puede contar a partir de los objetos que han ayudado a dar forma a sus dramaturgias y a su particular magia escénica: escenografías, decorados, utilería, vestuario, máscaras, títeres... también son parte de esa historia los carteles, dosieres, fotos y videos de los espectáculos. Por eso, realizar una exposición con algunos de estos elementos es una estupenda manera de celebrar nuestra historia profesional y artística. Una forma de mostrar nuestro lenguaje visual, de descubrir a los visitantes los pequeños trucos teatrales que usamos para crear imágenes sugerentes, hermosas, divertidas, tiernas o inquietantes.

La compañía creció con las premisas del mestizaje, de la fusión de diferentes artes escénicas: teatro de sala y de calle, danza, títeres, teatro físico… Esto nos ha dado versatilidad, madurez, libertad creativa y un lenguaje teatral propio que se puede ver en esta exposición. Objetos escénicos de nuestros espectáculos más emblemáticos, tanto de sala como de calle, de adultos o infantiles que muestran sin pudor el amor por nuestro oficio.     


Cristina Maciá.     Fundadora y directora de Maracaibo Teatro








SALA LANART CCCE L´ESCORXADOR

La esposición se estreno y se pudo ver  desde el 5 el marzo al 6 de abril 2021

en

SALA LANART CCCE L´ESCORXADOR









Hace veinte años la cantante argentina Nacha Guevara decía que “60 años no es nada” y montó un espectáculo que así se llamaba. Hoy ella tiene ya ochenta y todavía canta por los escenarios de medio mundo.

En nuestro caso, son solo veinticinco los años que cumplimos de carrera como compañía teatral, a los que hay que sumar eso si, quince más en el caso de Cristina Maciá, y doce en mi caso, de paso por otras compañías.

Veinticinco años no es nada; pero cuando giras la cabeza y miras hacía atrás y ves el bagaje…los más de cuarenta títulos de montajes escénicos, ya sean textos propios o de otros autores…. con lo que comporta cada uno a nivel creativo y de producción. Cuando empiezas a contar, ya nos los años, si no las veces que has cargado y descargado una furgoneta. Cuando empiezas a contar las veces que has montado y desmontado en un escenario; unas veces en los más grandes teatros y otras en medio de la calle o de la nada. Cuando empiezas a contar las actuaciones por miles. Cuando empiezas a contar los km ya no por miles, si no por millones. Cuando empiezas a contar los espectadores también por millones (y no exagero, que tengo la cuenta sacada) entonces, y solo entonces, te da cuenta de que……te duele la espalda.

Pero, si con algo me quedo después de estos veinticinco años es con la gente que nos ha acompañado en el camino y que ya se cuenta por cientos: actores, actrices, bailarines y bailarinas, titiriter@s, músicos, diseñador@s e iluminador@s, fotógraf@s y escenógraf@s, seguidor@s, admirador@s, fans, amig@s, nuestro público.

Algunos los vemos hoy aquí, otros están ausentes y otros nunca más vendrán por que se han ido, pero siempre estarán presentes: los grandes Antonio González, Pepe Marín, Manolo Maciá, nuestro amigo y músico de cabecera Ángel Alfosea y nuestra más reciente perdida el maestro y artista Miguel Ruíz.

Pero si con algo me quedo después de estos veinticinco años, es con el anecdotario de veinticinco años de viajes compartiendo kilómetros, pan, pedos, risas, confesiones y algún llanto… metidos en nuestra “cajita” que es como llamamos a nuestra furgoneta

-¿Ahí vais a meter “to” eso?… ¿Y luego os subís los seis?

El viaje, por lo que tiene de comunión, de aventura, de descubrimiento, de aprendizaje, de conocimiento. Nuevas culturas, nuevos eventos, nuevas costumbres, nuevas comidas, nuevos acentos, nuevos lenguajes, nuevos idiomas, nuevos paisajes.

-¡Escucharme todos!… Una cosa voy a decir… Todo eso son olivos.

-Pues yo creo que por aquí ya hemos pasado.

-¡Tengo frío, que calor, como llueve, cuanta niebla!

-¿Cuando comemos?

-¡Pues yo me fumo, pues yo me cago, pues yo me meo!

-¿Falta mucho?

-Acabamos de subir nena y son dos horas, cinco, quince, veinte.

Al principio por nuestra geografía y nuestra rica diversidad, en seguida por Francia, Italia, Portugal, Marruecos, Rumania.

-¿Alguien sabe como se va a Rumania?

-Tu sal por el Camino de Castilla y ya te irá indicando.

Siete países atravesamos en cinco días. España, Francia, Italia, Eslovenia, Chequia y Hungría y por fin Rumania, pero Bucarest la capital, estaba al final en la otra punta, más cerca de Bulgaria y Turquía. Y luego la vuelta, claro.

A partir de ahí se acabo… (o eso creíamos) y empezó el avión y el máster en envío de mercancías por tierra, mar y aire. Hong- Kong, Chipre, Mexíco, Alemania, Polonia, Reino Unido, Moscú, otra vez Rumanía, Bruselas, inauguración de la Opera China de Zhenhou.

-¿Inauguración de una opera China?

¿Y que tiene de raro la opera china? Pero si hemos inaugurado centros culturales, centros comerciales, temporadas futbolístIcas en grandes estadios, acontecimientos deportivos de baloncesto y balonmano y hasta en un mundial de gimnasia rítmica hemos estado. Si hemos inaugurado bares, tiendas quita pelos, discotecas, congresos médicos, bibliotecas, esculturas, si hemos investido reinas y capitanes, si hemos estado en sitios que veneran gallos, en sitios que hacen esculturas gigantes con limones y naranjas y cuando terminan de pasearlas en carrozas hacen confitura con ellas (con lo limones y las naranjas digo, no con las carrozas); si hasta hemos actuando para un Guinness World Records con no se cuantos saxofones y charamitas y tambores y ¿ahora te extraña la opera China?

!Oye¡ No creo que nos den las llaves de la ciudad como hicieron en Les Pennes-Mirabeau, pero al final, nos regalaron seis pañuelos carísimos de seda fina.

-¡Otra vez “pal” Camino Castilla!.

-!Que no, nena! Que allí se va en avión que eso es China.


…Y volando voy volando y voy volando vengo y en l´Escorxador yo me entretengo.


Nos hubiera gustado poder ofrecer para esta exposición mascarillas de colores, fuegos artificiales, poemas y canciones pero, con tanta restricción ni empinar podemos las copas, levantemos pues nuestro puño y alcemos los corazones.


Muchas gracias por venir a esta exposición y nos vemos dentro de otros veinticinco más.



Juan Carlos Garcia.   Cofundador de Maracaibo Teatro

ALBUM FOTOGRAFICOhttp://livepage.apple.com/FOTOS_SIMBAD.htmlshapeimage_10_link_0
Desde 1996